El tamaño no importa

Somos una explosión que está sucediendo, sin figuras retóricas. Es un hecho que el comportamiento biológico de nuestra raza es expansivo. Es un hecho que el comportamiento universal es expansivo desde el origen.

No somos reactivos que tienen que mezclarse para reaccionar, somos la explosión. Somos un mismo sistema que ya está vivo al que sólo le hace falta adquirir autoconciencia en todos los niveles.

Ahora imaginen que permitimos la entrada y salida de un intenso flujo de energía a ese sistema, es decir, lo empujamos a un lugar alejado del equilibrio.

Las leyes físicas nos indican que con ese desequilibro lograríamos que, tanto el número como el tipo de resultados históricos incrementara de forma considerable.


...


Por otra parte, es un hecho que cuando un sistema pasa de un estado a otro (los clásicos le dicen bifurcación, aunque todos conocemos otra palabra que rima y se adapta), suceden movimientos y fluctuaciones menores que afectan de manera innegable y crucial el resultado final.

Entendamos esto como un "el tamaño no importa" adaptado a la subversión y lo establecido.

Al final lo que necesitamos es modificar la realidad.

Antes, entonces, debemos estar seguros de entender que la realidad es un flujo imparable de energía y materia con transiciones demasiado críticas. Entender que cuando esta realidad acumula una nueva capa se abren las posibilidades y se le borra lo lineal a la creación de nuevas estructuras y nuevos procesos.

Y todo, absolutamente todo, es una manifestación de esa realidad; las piedra, las palabras, las miradas, las ideas, los besos, las protestas. Todo es una representación de las diferentes e ininteligibles vías por las que el flujo de materia y energía se expresa.


¿Qué nos queda?

Entender que aquello que nos pasa y nos afecta, pasa y afecta en todas direcciones.

Entendernos.

Y después levantarnos.


Levantarnos como mejor se nos ocurra y siempre evitando que esta puta enfermedad llamada ignorancia nos corroa la vida. Estoy seguro que tú y yo -reactivos- estamos hartos de sentir que no tenemos control -no reaccionamos-, estoy seguro de que estamos hartos de recordar y repetir sistemáticamente los momentos que nos hicieron perderlo.


...


Cortázar me enseñó que Borges repetía constantemente una especie de mantra que iba más o menos así “todos los hombres, el hombre”.

Hoy quiero creer que el momento de consumar nuestra explosión depende directamente la disposición que mostremos para ser ese movimiento o esa fluctuación menor que afectará de manera innegable y crucial el resultado final de la realidad colectiva.

5 thoughts on “El tamaño no importa

Mono dijo...

Que gran texto hermano, se me hace que ya estas de vuelta

SieSeiS dijo...

la onda de despertar y levantarse, hacer reaccionar a los reactivos y desencadenar las acciones/reacciones empiezan por el principio, ya lo tienes, siguele.

Loocila dijo...

Muy bien!

Max Colours dijo...

Hoy chocamos, mañana también. Chocamos estando de frente, chocamos estando dormidos, chocamos despacio, chocamos a distancia. Hoy me desperté para volverme a cansar, mañana ya no. Gracias abuelita, que tu no me enseñas quien soy, me enseñas quien eres.

biz dijo...

Espera un poco, un poquito más.